Ayer me dijo un ave.

Ayer me dijo un ave que volara
por donde no hay ardor
que lo sufrido no resucita en sueños
ni en rezos nunca murió.

Que saque el aire de mis ojos
que abrace el miedo con tus sueños
que sea un guerrero de sangre
para que nadie te haga daño
Ayer me dijo un ave que volara
hasta desintegrarme
que la distancia no es cansancio
es fuerza, eres tú.
Que saque el aire de mis ojos
que abrace el miedo con tus sueños
que sea un guerrero de sangre
para que nadie te haga daño
Que saque el aire de mis ojos
que abra`ce el miedo con tus sueños
que sea un guerrero de sangre
para que nadie te haga daño
Para que nadie te haga daño…

Caifanes.

Anuncios

1964.

I

Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
Ya no compartirás la clara luna
ni los lentos jardines. Ya no hay una
luna que no sea espejo del pasado,

cristal de soledad, sol de agonías.
Adiós las mutuas manos y las sienes
que acercaba el amor. Hoy sólo tienes
la fiel memoria y los desiertos días.

Nadie pierde (repites vanamente)
sino lo que no tiene y no ha tenido
nunca, pero no basta ser valiente

para aprender el arte del olvido.
Un símbolo, una rosa, te desgarra
y te puede matar una guitarra.

II

Ya no seré feliz. Tal vez no importa.
Hay tantas otras cosas en el mundo;
un instante cualquiera es más profundo
y diverso que el mar. La vida es corta

y aunque las horas son tan largas, una
oscura maravilla nos acecha,
la muerte, ese otro mar, esa otra flecha
que nos libra del sol y de la luna

y del amor. La dicha que me diste
y me quitaste debe ser borrada;
lo que era todo tiene que ser nada.

Sólo que me queda el goce de estar triste,
esa vana costumbre que me inclina
al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.

José Luis Borgues.

My heart.

Esta canción es para todos los que sientan amor dentro de sí. Espero que les guste. :3

Descubrí que tal vez me equivoque. 
Que me caí y no puedo hacerlo sola.
Quédate con migo, es lo que necesito, por favor? 

Cántanos una canción y nosotros la cantaremos para ti. 
Nosotros podemos cantar solos, pero que seria sin ti? 
No soy nada ahora y ha sido muy largo.
Ya he oído el sonido, el sonido de mi única esperanza. 
Esta vez estaré escuchando.

Este corazón, late, late solo por ti. 
Este corazón, late, late solo por ti.
Este corazón, late, late solo por ti.
Mi corazón es tuyo. 
Este corazón, late, late solo por ti. 
Mi corazón es tuyo. 
(mi corazón, late por ti). 
Este corazón, late, late solo por ti. 
(late, late solo por ti, mi corazón es tuyo) 
Mi corazón es tuyo. 
(por favor no te vallas, por favor no te desvanezcas) 
Mi corazón es tuyo. 
(por favor no te vallas, por favor no te desvanezcas) 
Este corazón es tuyo. 
Mi corazón es…

Paramore.

El pájaro.

Un silencio de aire, luz y cielo.
En el silencio transparente
el día reposaba:
la transparencia del espacio
era la transparencia del silencio.
La inmóvil luz del cielo sosegaba
el crecimiento de las yerbas.
Los bichos de la tierra, entre las piedras,
bajo la luz idéntica, eran piedras.
El tiempo en el minuto se saciaba.
En la quietud absorta
se consumaba el mediodía.

Y un pájaro cantó, delgada flecha.
Pecho de plata herido vibró el cielo,
se movieron las hojas,
las yerbas despertaron…
Y sentí que la muerte era una flecha
que no se sabe quién dispara
y en un abrir los ojos nos morimos.

Octavio Paz.

 

Zombie.

Esta canción principalmente es dirigida hacia la comunidad de Siria. La están pasando muy mal ojalá y se acabe :p.

Otra cabeza continúa humildemente.
El niño es tomado suavemente.
Y la violencia causó tal silencio.
¿Quién de nosotros esta equivocado?

Pero tú lo ves, no soy yo,
No es mi familia,
En tu cabeza, en tu cabeza,
Ellos están peleando.
Con sus tanques, y sus bombas,
Y sus bombas, y sus armas,
En tu cabeza,
En tu cabeza ellos están llorando.

En tu cabeza, en tu cabeza.
Zombie, zombie, zombie.
¿Qué hay en tu cabeza?, ¿en tu cabeza?
Zombie, zombie, zombie

Otra madre se está quebrando,
El corazón está sufriendo,
Cuando la violencia causa silencio
Nosotros debemos estar equivocados.

Es el mismo viejo tema desde 1916
En tu cabeza,
En tu cabeza ellos aún están luchando.
Con sus tanques, y sus bombas,
Y sus bombas, y sus armas,
En tu cabeza,
En tu cabeza ellos están muriendo.

En tu cabeza, en tu cabeza.
Zombie, zombie, zombie.
¿Qué hay en tu cabeza?, en tu cabeza
Zombie, zombie, zombie.

Cranberries.

Quién creerá en el futuro a mis poemas…

¿Quién creerá en el futuro a mis poemas
si los colman tus méritos altísimos?
Tu vida, empero, esconden en su tumba
y apenas la mitad de tus bondades.

Si pudiera exaltar tus bellos ojos
y en frescos versos detallar sus gracias,
diría el porvenir: «Miente el poeta,
rasgos divinos son, no terrenales».

Desdeñarían mis papeles mustios,
como ancianos locuaces, embusteros;
«métrico exceso» de un «antiguo» canto.

Mas si entonces viviera un hijo tuyo,
mi rima y él dos vidas te darían.
para darla a la muerte y los gusanos.

William Shakespeare.

21 guns.

¿Sabes lo que vale la pena luchar?
¿Cuando no vale la pena morir?
¿Esto te quita el aliento?
¿Y te sientes a ti mismo sofocado?
¿El dolor pesa como el orgullo?
¿Y buscas un lugar para esconderte?
¿Alguien te rompió el corazón?
Estas hechos pedazos.

Uno, 21 pistolas
Pon tus brazos debajo
Ríndete a la pelea
Uno, 21 pistolas
Lanza tus manos hacia el cielo,
Tú y yo.

Cuando estas al final del camino
Y perdiste todo sentido del control
Y todos has tomado su peaje
Cuando tu mente rompe el espíritu de tu alma
Tu fe camina sobre vidrios rotos
Y la resaca no pasa
Nada es construido para durar por siempre.
Estas hecho pedazos.

Uno, 21 pistolas
Pon tus brazos debajo
Ríndete a la pelea
Uno, 21 pistolas
Lanza tus manos hacia el cielo,
Tú y yo.
¿Trataste de sobrevivir por ti mismo?
¿Cuándo incendiaste la casa y el hogar?
¿Estuviste demasiado cerca del fuego?
Como un mentiroso buscando el perdón de una piedra

Cuando es tiempo de vivir y dejar morir
Y no puedes tener otra oportunidad
Algo de este lado del corazón ha muerto
Estas hecho pedazos.

Uno, 21 pistolas
Pon tus brazos debajo
Ríndete a la pelea
Uno, 21 pistolas
Lanza tus manos hacia el cielo,
Tú y yo.

Green Day.

Del campo.

¡Pradera, feliz día! Del regio Buenos Aires
quedaron allá lejos el fuego y el hervor;
hoy en tu verde triunfo tendrán mis sueños vida,
respiraré tu aliento, me bañaré en tu sol.

Muy buenos días, huerto. Saludo la frescura
que brota de las ramas de tu durazno en flor;
formada de rosales, tu calle de Florida
mira pasar la Gloria, la Banca y el Sport.

Un pájaro poeta rumia en su buche versos;
chismoso y petulante, charlando va un gorrión;
las plantas trepadoras conversan de política;
las rosas y los lirios del arte y del amor.

Rigiendo su cuadriga de mágicas libélulas,
de sueños millonarios, pasa el travieso Puck;
y, espléndida sportwoman, en su celeste carro,
la emperatriz Titania seguida de Oberón.

De noche, cuando muestra su medio anillo de oro
bajo el azul tranquilo, la amada de Pierrot,
es una fiesta pálida la que en el huerto reina,
toca en la lira el aire su do-re-mi-fa-sol.

Curiosas las violetas a su balcón se asoman.
Y una suspira: «¡lástima que falte el ruiseñor!»
Los silfos acompasan la danza de las brisas
en un walpurgis vago de aromas y de visión.

De pronto se oye el eco del grito de la pampa;
brilla como una puesta del argentino sol;
y un espectral jinete como una sombra cruza,
sobre su espalda un poncho; sobre su faz, dolor.

?¿Quién eres, solitario viajero de la noche?
?Yo soy la Poesía que un tiempo aquí reinó:
Yo soy el primer gaucho que parte para siempre,
de nuestra vieja patria llevando el corazón.
Rubén Darío.

Another brick in the wall.

No necesitamos ninguna educación
No necesitamos que controlen nuestros pensamientos
Ni sarcasmo oscuro en el salón de clases
Profesores dejen a los niños en paz
¡Hey! ¡Profesores! ¡Dejen a los niños en paz!
En conjunto es solo, otro ladrillo en el muro.
En conjunto solo eres, otro ladrillo en el muro.

No necesitamos ninguna educación
No necesitamos que controlen nuestros pensamientos
Ni sarcasmo oscuro en el salón de clases
Profesores dejen a los niños en paz
¡Hey! ¡Profesores! ¡Dejen a los niños en paz!
En conjunto es solo, otro ladrillo en el muro.
En conjunto solo eres, otro ladrillo en el muro.

“¡Incorrecto, hágalo otra vez!”
“Si no te comes tu carne, no podrás comer pudin.
“¿Como puedes
comer tu pudin si no te comes tu carne?”
“¡Tu!” “¡Sí, tu detrás de las vertientes de la bici,
párate derecho señora!”

Pink Floyd.

 

Acabar con todo.

Dame, llama invisible, espada fría,
tu persistente cólera,
para acabar con todo,
oh mundo seco,
oh mundo desangrado,
para acabar con todo.

Arde, sombrío, arde sin llamas,
apagado y ardiente,
ceniza y piedra viva,
desierto sin orillas.

Arde en el vasto cielo, laja y nube,
bajo la ciega luz que se desploma
entre estériles peñas.

Arde en la soledad que nos deshace,
tierra de piedra ardiente,
de raíces heladas y sedientas.

Arde, furor oculto,
ceniza que enloquece,
arde invisible, arde
como el mar impotente engendra nubes,
olas como el rencor y espumas pétreas.
Entre mis huesos delirantes, arde;
arde dentro del aire hueco,
horno invisible y puro;
arde como arde el tiempo,
como camina el tiempo entre la muerte,
con sus mismas pisadas y su aliento;
arde como la soledad que te devora,
arde en ti mismo, ardor sin llama,
soledad sin imagen, sed sin labios.
Para acabar con todo,
oh mundo seco,
para acabar con todo.
Octavio Paz.